Subir Arriba

Recomendaciones: Samurai Champloo, una odisea anacrónica durante la época feudal japonesa.

Ocaso de la época Edo. Dos samuráis que han perdido toda posibilidad de tener una vida honorable caminan sin rumbo. Ambos son personajes completamente incompatibles; pareciera que se tratase de una metáfora del Yin y el Yang. Mugen es un mujeriego bocazas que siempre pelea como una bestia acorralada, mientras que Jin es más reservado, metódico y usa su espada siguiendo las estrictas enseñanzas de su maestro. Para sorpresa de nadie, ambos personajes acaban enfrentados. Mientras se desarrolla el combate uno y otro son arrestados para ser ejecutados a la mañana siguiente. Es aquí cuando entra Fuu, una extrovertida y enérgica joven, quien los liberará de su aciago destino con una condición: que sean sus guardaespaldas hasta poder encontrar al “samurái que huele a girasoles”. A partir de entonces empezará un viaje por todo el archipiélago de Japón con el fin de cumplir el deseo de la chica.

Samurai Champloo ofrece uno de los desarrollos de personajes más elaborados que he llegado a presenciar en serie alguna. En una primera instancia tanto Mugen cómo Jin se presentan como personajes arquetípicos, pero a lo largo de los 26 episodios su personalidad se irá desarrollando para mostrarse como figuras complejas y llenas de matices. La serie ofrece una reconstrucción del samurái, de la misma forma que hizo Hitoshi Matsumoto en su película Saya Zamurai (2010), siendo representada como una figura del pasado, empapada de falsa gloria y con un honor discutible. A su vez, se representan a lo largo de la trama diversos eventos históricos de gran importancia en la historia de Japón, pero siendo representadas como realmente fueron: hechos cruentos donde fallecieron una gran cantidad de civiles inocentes.
Mención especial a la banda sonora que acompaña durante el desarrollo de la serie, una deliciosa selección de temas hip-hop creados en su mayoría por el talentoso compositor Nujabes. En un principio podría parecer que la música no se encuentra en consonancia con el contexto histórico por el evidente anacronismo, sin embargo, el compás de las canciones viene como anillo al dedo al acelerado ritmo de los combates.

Samurai Champloo tiene un enorme mérito al ofrecer un punto de vista diferente a una figura que había sido deificada durante tanto tiempo por la cultura popular japonesa. Su director Shin’ichirō Watanabe (figura que estuvo detrás del respetado anime Cowboy Bebop), siempre ofrece enfoques críticos a la tradición nipona mientras nos regala series de una calidad indiscutible.

Author avatar
Señor Conejo

¿Tienes alguna sugerencia o crítica? Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia